A   LLORAR   QUE   ERES   MUJER
A   LLORAR   QUE   ERES   MUJER

              Me da mucho gusto que uno de mis últimos artículos -El Beso de Judas- haya causado impacto y recibido múltiples comentarios. Tanto así que fue propuesto a Facebook para ser eliminado de las redes.

Es curioso que LA DOBLE MORAL aun quiera tapar el sol con una mano. Como que la mentalidad “conservadora” sigue “ingenuamente” creyendo que el mundo debe de girar exclusivamente a su antojo sin aceptar que este, el mundo, con toda su realidad existencial, es, y seguirá siendo, un hermoso proyecto en continua evolución.

              Una doble moral que “termina perjudicando” siempre a los más débiles… a los más pequeños, y hoy, aún seguimos consideramos como débiles y pequeños a las mujeres y a los niños. Causalmente, dos tercios de la humanidad siguen siendo esos seres débiles y pequeños que no dejan de ser interrogante a despejar: ¿Cómo un tercio es más poderoso que dos? ¿De qué manera esos dos tercios podrían reivindicar su respeto y legalidad?

              Han tenido que pasar años para que  Hollywood se rasgara las vestiduras ante lo que todo el mundo sabía y dijera ¡BASTA! Ha tenido que revelarse Shannon Edwards, para decirle públicamente a su “querido” el Senador conservador republicano EU, Tim Murphy, “que eres un canalla, mientras en la tribuna debates y votas en contra del aborto, me pides a mí, tu amante, que aborte para no manchar tu imagen”. Por filtraciones tuvimos que saber el año pasado que el candidato del PAN (conservador y religioso) a la gubernatura de Colima, México, Jorge Luis Preciado,  le enviaba a su “querida” (20 años más joven que él) a su chofer con el dinero suficiente para acompañarla a realizar el aborto correspondiente…  para no empañar su carrera política. Óscar Turrión, el educador más importante de los Legionarios de Cristo y Rector de Seminario romano,  ha sido descubierto en una relación, normal, con una mujer, y padre de dos hijos.

              ¿Quién sale mal parado de esta doble moral? Sin duda alguna la mujer. ¿Y porque la mujer si ella es también la “otra mitad” de los haceres? Y es cierto. Devaluamos a la mujer convirtiéndola en mártir, débil, fácil… con la que el barón puede jugar y desjugar cuanto le venga en gana y, de ahí entonces, acusamos a una mitad de abusada y a la otra de abusadora, cuando lo realmente cierto es, que, la rebelión de la mujer está llegando tarde y lenta… demasiado tarde, demasiado lenta.

Sospecho que no ignoran que estamos bien entrados en pleno siglo XXI.

¿Saben que hoy un joven de 16 años tiene una fuerza rebelde imparable y un conocimiento del bien y del mal que, siglos atrás pocos adultos eran capaces de obtener en generaciones? ¿Saben que hoy un niño de apenas 5 años es capaz de apantallar a su madre con preguntas, razonamientos, y estrategias que la desbordan? ¿Se han dado cuenta que en un cerrar y abrir de ojos vamos a estar veraneando en marte; cocinando a distancia, desde el celular, la comida del día; viajando virtualmente cada noche a donde la pasión nos pida; visitando a nuestros suegros a mil kilómetros de distancias en apenas media horas; que nuestro cuerpo vivirá, sin tardar mucho, ciento veinte años; que la mitad de lo que somos y seremos biológicamente, serán piezas de repuesto que nos recetara nuestro médico de familia?... Y, apenas, después de tantos y tantos años de sufrimiento, las mujeres de Hollywood están poniendo el grito en el cielo porque un productor de cine las manosea, porque un magnate las colecciona, porque un borracho las golpea, porque su sueldo es inferior, porque la publicidad las desmerece, porque la iglesia las hace de segunda, porque aspirar equivale a doblegarse… ¿Cuándo no será así, y será de otra manera?

Que esto lo escriba un hombre, ¡no está mal! Lo tendrían que escribir las mujeres… y más fuerte, con más enjundia y pasión. Pero, no lo escribo tanto, defendiendo el rol de la “defensa femenina”, que estoy seguro de que ella, la mujer, es lo suficientemente capaz de hacerlo por sí misma, y bien. Lo hago, en función de la nefasta DOBLE MORAL, en la que también cae la mujer, por ser más grande su dimensión de lloriqueo y lamentación que de rebeldía y cambio.

Anoche veía una película en donde la mujer, ante situaciones adversas, todo lo resuelve llorando y gritando, cosa que mayormente, en el cine, no sucede con los hombres. ¿Es este el ejemplo “prototipo” del comportamiento femenino?... que cada quien, mujer u hombre responda. La doble moral seguirá existiendo mientras sigamos consintiendo. 

Comentarios

Envía tus comentarios

  
Más Artículos