¿MUJER  Y  TU  QUÉ  ERES…  X, MILLENNIALS,  Z ,  ALFA?                                                                                                
¿MUJER  Y  TU  QUÉ  ERES…  X, MILLENNIALS,  Z ,  ALFA?                                                                                                

Tren de alta velocidad, avión supersónico, correo electrónico vía fibra óptica, mensajear a ritmo de respiración, Twittear lo que está pasando, en presente video conferencia, Facebook  personas con personas, mi  Blog en la web, solo con mochila electrónica, todo en un Smartphone… Mas, mas, mas… ¡esto esta imparable…!

Se llama evolución, vida a ritmo de seguir adelante, ilusión increchendo, saber, dominar, estar en todas partes sin trasladarte a ninguna,  soñar rápido, cuarta dimensión, intentarlo todo, rectificar en segundos, ser engañado en segundos, triunfar en segundos, hablar en inglés con un japonés residente en Brasil de madre polaca… dejando atrás, muy atrás la generación X, heredera de la absurda II guerra mundial; abandonando sin piedad a los millennials, primeros y verdaderos mártires modernos del desencanto; cobijando a los despistados humanizad Z, la que ahora está, esta, no por mucho tiempo porque la generación Alfa viene pisando fuerte.

Y esta historia de “tiempo, realidad, espacio” es la nueva “cigüeña” de la humanidad. ¿De dónde vienen los niños?... de Paris. Por eso salían tontos eran engañados desde el primer viaje a la vida. ¿De dónde vienen los niños?... de la pancita de mama Por eso salieron edipos-torpes. ¿De dónde vienen los niños?... ¡quién sabe! pero todos traen su chip posmoderno en el sobaco.

La nueva naturaleza del genoma humano -que surge tras una experiencia sexual de intenciones varias- enfoca a los prospectos nacidos, en una rápida dinámica de Emisor, el que emite mensajes. Receptor, el que recibe e interpreta mensajes. Canal, el medio físico por el que va el mensaje… idioma estructural que hace de los nuevos nacidos unos seres dinámicos, de continua intransigencia, mirada en línea recta, satisfacción  inmediata, esquivos en el amor, eficiencia utilitaria.

¿Han entendido algo, mujer, de lo que acabo de escribir? Porque si no has entendido nada se enciende un peligroso foco rojo en tu maternidad.  Tu saben que no entender, es cómodo; que entender, te rechina los sesos. Parir hijos al mundo sin dominar los mecanismos del mundo es “una eutanasia”, los lanzamos desarmados a los imprevisibles agujeros negros de la existencia porque quien los está pariendo no tiene ni la más remota idea de cómo se diseña un ser humano, un hijo  generación Alfa.

Hay una historia en la biblia que se puede aplicar a las madres modernas. Va Jesús todo destrozado cargando con la cruz camino del calvario y un grupo de féminas le llora a su paso con pena; el las detecta, las mira y les dice: “mujeres, no lloren por mí, lloren por Uds. mismas y por vuestros hijos, porque si esto hacen con el leño verde, qué no harán con el seco. Vendrán días en los que desearan no haber dado a luz” -Luc 23,27-31

Hace 2000 años no era fácil construir un hijo. Parece que tampoco lo es hoy. ¿Por qué? porque las madres se quedan sentimentalmente rezagadas en la historia, mientras los hijos avanzan a zancadas por ella. ¡Paradoja!

Comentarios

Envía tus comentarios

  
Más Artículos